La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

 

Espacios y campos

Dedicado a las Abuelas de Plaza de Mayo

 

Estos cien dibujos de los que muestro sólo veintiuno, fueron realizados  en España entre 1982 y 1986, cuando supe  que  tenía la certeza definitiva del calibre de la represión en mi país entre 1976 y 1982. Los dibujos surgían  como un desgarro, como un viaje gráfico por mi desesperación e impotencia que me habían secado creativamente por tantos años. Dibujé desde la evidencia de la pérdida definitiva de mis hermanos desaparecidos. Ellos como otros muchos, víctimas de la violencia y el terror institucional. Como tantos otros que como ellos aún se encuentran suspendidos en ese limbo que te deja sin posibilidad de duelo. Dibujé, pensando en ellos.

Visité al poeta Joan Brossa en su estudio de calle Génova en Barcelona y le mostré los dibujos. Le pedí un prólogo y me dio este soneto para que lo usara en un libro o en una muestra.

 

 

EL DICTADOR

 

Fill de puta, no marxes?  L’abisme ès un perill

pel  ramat  i les plantes. Infeliç, ¿quin bandarra

sopa a la teva mina? ¿No veus el port senzill

del clar de lluna? El brau prepara la guitarra

 

per les portes i els cràters. Trist cabdill de cordill

avar de les ortigues, tanques el cel amb barra

i degolles els bous. ¿Per què no marxes, fill

de puta? ¿Per ventura la tenebra t’amarra

 

damunt de tu mateix? ¿O potser el teu gran cul

troba el món tosc y gruny i amaga l’arma bruta?

Oh poble, salta el mar! Rebat aquest insult

 

tan sinistre, amor meu. Escorxa el qui et disputa

la paret de la platja. Ah, tant d’odi insepult,

suma de res! Per què no marxes, fill de puta?

 

 

                                                     Joan Brossa


 

 

 

 

La idea-ida del dibujante (textos del autor) ( 1977-1987)

“El regreso nunca es una ganancia absoluta. Más aún, es una nueva despedida, la tercera despedida”.  Hans-Georg Gadamer

 

“Todo cambia. La memoria del exiliado no cambia jamás. La memoria de sí mismo y de sus esperanzas. Porque la adaptación a la nueva vida es la prolongación de la esperanza de volver. El sentimiento de arraigar en otro sitio van poniendo cada vez más lejos del exiliado la tierra y el país que ha dejado. Ignora los cambios, la nueva realidad  ignora que se ha hecho de tantos y tantos amigos y conocidos o familiares aunque el siga queriendo volver a casa cuando lo que queda no es su casa. Sigue fijado a la experiencia del pasado, a los olores y los ruidos, a los hábitos y las costumbres idénticas a sí mismas porque viven solo en su cabeza y en su corazón. La vivencia de la expulsión y la persecución, vidas bruscamente saqueadas”. CCC Barcelona al 2005 expo del exilio.

El dia revolt.Literatura catalana de l´exili.

 De Julià Guillamon Empuries

 


 

 

 

 

Ilustraciones para La tierra púrpura de W.H. Hudson (en taller)

La tierra púrpura W.H.Hudson (Quilmes 1841-Londres 1922

"Un libro legendario... Es un libro hermosísimo lleno de belleza, donde el amor por la naturaleza...."

José María Guelbenzu

 

Había leído en mi juventud "Allá lejos y hace tiempo, cuando en Barcelona, descubrí esta obra de este "gringo nacido en Argentina" que escribió sobre su amada tierra natal en inglés!!!. Hudson siempre había despertado mi curiosidad porque me intrigaba su visión europea sobre la naturaleza indómita del desierto, la descripción de sus hombres y mujeres. Lo sorprendente es la modernidad de esa atmósfera surrealista, onírica, del viaje de un extranjero buscando lo mejor de sí mismo en una tierra desconocida y violenta, en el paisaje desolado. Imágenes literarias de gran contenido visual.